Xabier Ibarburu

En el año 73 empecé a estudiar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca.En los cursos preclínicos me enseñaron que como decía Marañón: “No había enfermedades si no enfermos”. Pero al llegar a los cursos clínicos sólo estudiábamos y tratábamos enfermedades. Simultaneé la carrera de medicina oficial con el aprendizaje de medicinas alternativas. Aprendí a ejercer la acupuntura antes de terminar la carrera y una vez acabada la carrera, conocí la Homeopatía.

En el año 1980, asistí a un curso de Homeopatía en el Colegio de Médicos de Barcelona.Un profesor mexicano, Proceso Sánchez Ortega, nos dijo: “En la facultad de medicina les han hablado de la anatomía, que es la casa en la que habita el hombre, pero no les han hablando del hombre”. Supe que eso era lo que quería estudiar porque era lo que estaba buscando. Una manera de ejercer la medicina tratando a la persona en su totalidad.

Desde entonces he podido aprender de mis pacientes que la Salud y la Enfermedad están directamente relacionadas con nuestro modo de alimentarnos, de trabajar, de relacionarnos con nuestro entorno y de la capacidad de encontrar “el sentido” a nuestra vida.

He bebido de las fuentes de las escuelas homeopáticas de México, Argentina, India y Europea. También he sido coordinador del curso de especialista universitario de la EHU/UPV del año 98.

Considero que en la medicina es imprescindible seguir en formación permanente y es por ello que sigo asistiendo a cursos y participando en las actividades de la Asociación Médico Homeopática del País Vasco y Navarra.

Fui Presidente de la Asociación de Homeópatas del Colegio Oficial de Médicos de Gipuzkoa.

Sigo practicando acupuntura en casos de procesos de ciática, lumbalgia, dolores cervicales y tratamientos para dejar de fumar, pero mi actividad está centrada en la Homeopatía y el tratamiento de las enfermedades psicosomáticas.